«
_DSC5529

MOBY DICK O LA BALLENA BLANCA

Performance duracional de 24 horas y 25 minutos.

-------
Texto de bienvenida al público:

Buenos días. Vamos a leer Moby Dick, de Herman Melville, en dos partes de doce horas cada una. Vamos a leer y vamos a hacer. No sabemos lo que vaya a suceder. Por suerte, nadie lo puede prever. Las cosas pueden ir en cualquier dirección. Por suerte. Haremos una performance, no una obra de teatro. En un espacio en el que se hace teatro, haremos otra cosa. Quién sabe. Pero no una obra de teatro. Haremos una performance, justamente porque, a diferencia del teatro, no sabemos lo que va a suceder. La performance se inscribe en el futuro: es impredecible. El teatro finge un tiempo presente, pero su raíz (el ensayo) se afirma en el pasado: es predecible. La performance es pura presentación, y sus rizomas se ramifican en el futuro. Mientras el teatro es la supresión o a lo sumo la representación de la utopía, la performance es su recuperación, ya que se inscribe en el porvenir. Vamos a decirlo. El teatro es algo autoritario: sabe más que el público, y por lo tanto, puede manejarlo, dominarlo, manipularlo. El performer, en cambio, no sabe nada. Está realmente solo, desnudo, casi como un náufrago aferrado a un ataúd que flota… Podríamos llamarlo Ismael. La performance es horizontal: obra y público están en igualdad de condiciones y tienen la misma información: salen desde el aquí y ahora, y llegan (si es que lo hacen) juntos al punto final del viaje.
Un viaje en un mismo barco... Podríamos llamarlo Pequod. Moby Dick. Cerca de 700 páginas. Esto podría resultar por momentos un poco monótono. Lo pensamos nosotros que se supone tendríamos que saberlo, pero no lo sabemos. Vamos a hacer lo que vamos a hacer, pero no nos parece tan importante. Porque podríamos (y esperamos) encontrar por accidente otra cosa no tan planeada, no tan calculada, y mucho más interesante. Así es la performance. Sólo ustedes saben cuánto no sabemos. Salvo el tiempo aproximado, de veinte horas o quizás veinticuatro. Notarán que entre veinte y veinticuatro horas nuestro margen de error es amplio. Sabemos que podemos equivocarnos. Hay una ballena dentro de ese libro, que nos permitirá avanzar. Si alguien de ustedes quiere salir puede ir y volver en cualquier momento. También moverse libremente dentro y fuera de la sala. O regresar mañana a cualquier hora, esperamos estar aquí todavía. Esperamos. Porque atención: la ballena podría irse para siempre. Hay sillones y almohadones para que la gente cansada pueda descansar. Puede haber esos momentos raros. Así lo esperamos. Y esperamos poder enfrentar lo que pase, para que esto que hacemos se encuentre un poco con lo que llamamos vida. Performance es también otra palabra para llamar a la vida. Esto va a ser Moby Dick, o La Ballena Blanca, de Herman Melville, de 1851.

MOBY DICK O LA BALLENA BLANCA

_DSC5228

MOBY DICK O LA BALLENA BLANCA

Ficha técnica

Intérpretes
Participantes:
KAREN GARCÍA
CLAUDIA RECINOS
IVÁN CARRERA
BETO RUIZ
AZUL DE MARÍA
SERGIO FARÍAS
CÉSAR SEVILLA
RODOLFO RODRÍGUEZ
BELÉN RODRÍGUEZ
CÉSAR LÓPEZ
KATIA SANTA CRUZ
JOSÉ LUIS VANDRA
MÓNICA CAMACHO
BENJAMÍN RUBIO
DAVID JIMENEZ
MOSCO AGUILAR
ADRIANA BUTOI
VÍCTOR HERNÁNDEZ

Asistencia artística:
MARTÍN ANTUÑA
Coordinación de producción y administración
RENATA ROCHA
Producción
SECRETARÍA DE CULTURA DE JALISCO, MÉXICO
Dirección
MARICEL ALVAREZ y EMILIO GARCÍA WEHBI

Foro de Arte y Cultura, Guadalajara, México.

Fotos Sofía Barajas